Arquitectura  Diseño  Edición Nº 183 

LA REINTERPRETACIÓN DE UN CLÁSICO

Es un enigma quiénes fueron los primeros propietarios y el arquitecto que construyó la residencia histórica de San Isidro. Existen indicios de que en algún momento pudo haber pertenecido a […]

Es un enigma quiénes fueron los primeros propietarios y el arquitecto que construyó la residencia histórica de San Isidro. Existen indicios de que en algún momento pudo haber pertenecido a Francisco Tellechea, padre de Calixta, la tercera mujer de Juan Martín de Pueyrredón. Se encontraba en un estado de completo abandono cuando la inmobiliaria de la zona se la mostró hace tres décadas a su actual propietario, que enseguida se enamoró de su factura italianizante y su ubicación privilegiada frente al Río de la Plata.

Firpo llevó el estilo italianizante del exterior al interior mediante la incorporación de columnas en los livings. Muebles de familia y obras de Kenneth Kemble, Miguel Ocampo y Sarah Grilo.
Sillón tapizado con género de Marimekko para Ikea y cortinas blancas. “Siempre uso cortinas que se puedan lavar en casa; es más práctico”, dice Laura, socia del arquitecto Fabián Tanferna durante 25 años: “Fabián es un pie y yo el otro. Ahora trabaja en EEUU. Si Pachi fue un maestro, con Fabián crecimos juntos”.

La elección del arquitecto Juan Bautista Pachi Firpo fue acertada ya que supo respetar el alma del edificio al momento de devolverle su esplendor. Pachi interpretó los valores constructivos del italiano Andrea Palladio, es decir, la simetría, la armonía de las proporciones, la sencillez como expresión de elegancia, elementos igualmente presentes en su propia obra. La casa fue remodelada íntegramente en su interior, se tiraron abajo paredes para agrandar ambientes y sumar baños; en los livings se agregaron chimeneas y columnas. Los pisos de pinotea fueron restaurados y el propio Firpo diseñó los pisos para pasillos y espacios sociales.

Como en el plano original “sobraban cuartos y faltaban baños”, un antiguo pasillo se sumó al cuarto principal y otro se convirtió en un baño de proporciones generosas. Los pisos son de pinotea recuperada.

El parque con pileta tiene una orientación privilegiada al Río de la Plata. En la galería de ingreso, columnas pareadas de fuste liso y capiteles corintios; una glicina cubre el techo cuando florece en primavera.

“Pachi es un arquitecto muy ocurrente, curioso y personal, tiene una sensibilidad arquitectónica y un sentido de la proporción únicos. Valora mucho lo criollo, pero al mismo tiempo tiene una visión internacional” recuerda Laura Ocampo, a cargo del diseño interior. “A lo largo de los años hicimos muchos trabajos juntos, fue un disparador muy importante en mi carrera. Me divertí y aprendí, él me hacía descubrir cosas nuevas todo el tiempo. Sólo Pachi podría haber hecho una interpretación tan respetuosa de esta casa”. 

Nota completa disponible en la edición de D&D Nº 183.

CREDITOS Estudio de arquitectura Firpo Lafourcade

Interiorista: Laura Ocampo

PH: Arq. Daniela Mac Adden

Producción: Mora Lorenti

Texto: Marina Aranda

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $5500 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER