Arquitectura  Diseño  Edición Nº 183 

UN BARCO PARA VIVIR

“Que el diseño interior del barco parezca una casa”, le pidió el propietario a la arquitecta Silvina Grillo en la primera visita al astillero. “El mundo náutico era nuevo para […]

“Que el diseño interior del barco parezca una casa”, le pidió el propietario a la arquitecta Silvina Grillo en la primera visita al astillero. “El mundo náutico era nuevo para mí. Tuve que empezar por aprender a leer los planos”, confiesa la autora del proyecto. Los Astilleros Segue fueron el centro de numerosas reuniones en las que fueron definiendo la arquitectura exterior e interior junto al último equipamiento tecnológico. Afuera, los pisos son de materiales antideslizantes y antitérmicos -teca tratada en los livings y alfombra de goma en el fly-; para los interiores se utilizó roble americano con acabado de alta resistencia. Los techos se tapizaron en ecocuero antihongos y las paredes fueron revestidas con una selección de materiales novedosos para una embarcación, como rafias y papeles texturados que imitan el cuero en tonos de azul -favorito de los propietarios- de Raldua, placas de roble ensamblado prefinished y papeles de Sofía Willemoës.

En la suite principal, paredes revestidas en rafia tramada de Raldua, ropa de cama diseñada por Silvina Grillo y confeccionada por personal del astillero.
El diseño de muebles e iluminación y la selección de tapizados, colores y texturas estuvo a cargo del estudio. Los hermanos Batistutta y Osvaldo, carpinteros del astillero, ejecutaron los muebles con un herraje especial que asegura el cierre de las puertas.
La mesa de madera y acero puede extenderse hasta tres metros. Vajilla de melamina del Devoto de Punta del Este. En la cubierta de proa, tapizados con alfombra, “de altísima resistencia y durabilidad” de Sunbrella y almohadones de tussor de Good Luck Casa.

Teniendo en cuenta que el yate está preparado para recorrer la distancia que separa Buenos Aires de Miami -hasta el momento los destinos han sido Uruguay y Brasil- se incluyeron equipos de audio y video en la mayoría de los ambientes, un transformer en la planchada que permite la inmersión en el agua y la elevación a los muelles, toldos eléctricos y espacio de guardado bajo las camas de proa y popa que se elevan con pistones neumáticos. “Cuenta con cuatro camarotes en suite y una casa para los marineros. Tiene livings, parrilla, bar con dos fraperas y fabricadora de hielo, camastros y muchos lugares para servir un cóctel sin que se caigan los vasos” detalla Silvina que, superado el desafío, planifica nuevos proyectos sobre el agua. 

Nota completa disponible en la edición Nº 183 de D&D.

CREDITOS: Estudio Silvina Grillo Arquitectura+Paisaje.

PH: Pompi Gutnisky.

Texto: Marina Aranda. 

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $6000 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER