Arquitectura  Edición Nº185 

EL CAMINO DEL HILO ROJO

“Nos gustaría que nuestra oficina en Buenos Aires se parezca a una casa, que nuestro equipo de trabajo sienta que está viajando y que el espacio genere alegría, sorpresa y […]

“Nos gustaría que nuestra oficina en Buenos Aires se parezca a una casa, que nuestro equipo de trabajo sienta que está viajando y que el espacio genere alegría, sorpresa y ganas de reencontrarse”, le pidieron los tres socios de Agropago a la diseñadora Dolores Chara Díaz, a quien ya habían convocado para proyectar la sede de la empresa en Córdoba.

 

Los rombos se presentan en alfombras y textiles, en el sombrero del arlequín del cuadro de Brenda Hughes y en la pared del baño, realzado por la cortina de terciopelo verde.
En el pasillo, una consola de Estudio Mam, alfombra de Elementos Argentinos, vajilla de Barro Alfarería.

“Los dueños aman la música, les encanta cocinar, hacen yoga y meditan y querían un espacio que reflejara estos valores para compartirlos con sus empleados”, explica la interiorista. Con el fin de conocer cómo debería ser el espacio de trabajo ideal, realizaron una encuesta que dejó en evidencia el deseo de trabajar en ambientes flexibles, abiertos y con áreas destinadas al entretenimiento y al relax. Con la colaboración de la arquitecta Soledad Rojas en Córdoba, y del Estudio CASarq para intervenir la parte gruesa en Buenos Aires, el proyecto de Circo Espacio Creativo se terminó en cuatro meses durante los cuales la cocina se reformó completamente, los pisos de pinotea y las aberturas se restauraron y el interiorismo se resolvió con muebles, alfombras y objetos en los que predominan figuras en colores vibrantes.

La línea colorada termina su recorrido en un estallido, representado por la escultura de Pilar Garzón Duarte. Sillas tapizadas con géneros pintados a mano por Casa Almacén, sillón de terciopelo de Pet Studio, sofá de Goral Deco, mesa de centro de Marini Estudio, alfombra de Elementos Argentinos, cuadro de Brenda Hughes.
En el escritorio mesa de Marini Estudio, sillas de Studio Petra, alfombra de Welna Store, mueble intervenido con un diseño del estudio. Comedor: cuadro de Yoo Home, candelabros de Hermanas Caradonti. A excepción de la lámpara del escritorio, que es original de la casa, todas las luminarias son de Buru Estudio.

De todos ellos, sobresale el colorado, “sinónimo de poder, energía, vitalidad. Los botones para encender –on, play– son siempre de este color”. El concepto explica, entonces, la elección del colorado para pintar el timbre de la puerta de entrada, desde donde nace una delgada línea intervenida en la pared por la artista Pilar Gleboff que recorre, uno por uno y a distintas alturas, todos los ambientes y culmina en una escultura que simula una explosión de energía. “Se dice que el hilo rojo es un amuleto poderoso, capaz de absorber las malas energías. En este caso, envuelve y unifica el espacio y protege a la familia Agropago”, imagina Dolores.

La cocina se transformó derribando paredes y pintando la caja con una combinación de microcemento y pintura verde lavada. En la pared se compuso la figura de un árbol utilizando la vajilla asimétrica de cerámica gres de Natalia Marín. Mesa del Mercado de Pulgas y lámpara con pantalla realizada con vitreaux.
Luminarias colgantes de Buru Estudio. Escultura de Pilar Garzón Duarte, mesas de Studio Petra, sillones de Goral Deco, silla mecedora restaurada, alfombra de Elementos Argentinos.

Nota completa disponible en la edición impresa de D&D Nº 185.

CREDITOS Estudio Dolores Chara Díaz de Circo Espacio Creativo con la colaboración de Arq. Soledad Rojas. Ejecución de obra Arqs. Lucio Miranda, Josefina Casaux Alsina y Milagros Silva Nieto de Estudio CASarq.

PH: Arq. Daniela Mac Adden.

Texto: Marina Aranda.

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $6000 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER