Arquitectura  Edición Nº185 

EN LAS ALTURAS DE LAS BARRANCAS

Clásico pero vanguardista, atravesado por líneas rectas y curvas, y tan claro como colorido resulta el departamento ubicado en las dos últimas plantas de un edificio con vistas a las […]

La alfombra es de El Espartano y los estantes fueron realizados en mármol travertino.

Clásico pero vanguardista, atravesado por líneas rectas y curvas, y tan claro como colorido resulta el departamento ubicado en las dos últimas plantas de un edificio con vistas a las Barrancas de Belgrano y al Río de la Plata. Los propietarios, un matrimonio joven -ella, ex dueña de un bar; él, amante de la música y coleccionista de discos de vinilo- convocaron a la arquitecta Geraldine Misiuk de Siuk Studio para que interviniera el living, comedor, escritorio y quincho. “En este proyecto los dueños me acompañaron casi hasta el abismo. El desafío fue integrar armónicamente los ambientes con colores y formas jugadas. No busco que todo llame la atención, prefiero elegir ciertos elementos protagonistas y que el resto acompañe” recuerda Geraldine. 

Sobre el escritorio laqueado en azul Francia, diseño de Siuk Studio, se apoya la lámpara Sugus en color terracota de Juan Diciervo.

De estilo clásico, el quincho del piso 26 está equipado con sillones del mismo tono de la pared, sillas Charcas en esterilla natural, lámpara lineal sobre la mesa y cortinas de gasa de algodón, todo del estudio.

Los muros blancos, pisos de madera y sillones y cortinas en tonos claros actuaron como contrapunto de una propuesta que se originó a partir de un cuadro y un par de sillas que pertenecían a la familia. La obra de arte del comedor, en la que predomina el colorado, definió los tonos de la alfombra en lana patagónica de Julia Tonconogy Pfeiffer; el azul marino de los asientos del living inspiró la carpeta de líneas orgánicas de El Espartano. El recorrido cromático culmina en el escritorio con la mesa en azul Francia y la lámpara en terracota que remite, a su vez, al comedor.

La terraza de 150 metros tiene parrilla, pileta, sauna y vistas al Río de la Plata.

Hay un juego de colores que van y vienen” dice la arquitecta, que además diseñó o seleccionó distintas piezas que completan el proyecto: para el living, el cuadro escultura en madera de nogal ejecutado por Design Dinámica “que subió 25 pisos por el balcón” y el nudo en cromo metálico de BoConcept; para el comedor la lámpara VP Globe de Verner Panton de la misma firma danesa y el jarrón de plata del orfebre cordobés Emiliano Céliz. 

CREDITOS: Estudio Arq. Geraldine Misiuk de Siuk Studio.

PH:  Arq. Gonzalo Viramonte. 

Texto: Marina Aranda. 

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER