Arquitectura  Diseño  EDICIÓN Nº 181 

Un algarrobo en la hora azul

En esta edición, el fotógrafo y arquitecto Gonzalo Viramonte dispara su cámara Nikon para documentar su casa, ubicada en un barrio residencial al norte de la ciudad de Córdoba. La […]

En esta edición, el fotógrafo y arquitecto Gonzalo Viramonte dispara su cámara Nikon para documentar su casa, ubicada en un barrio residencial al norte de la ciudad de Córdoba. La propiedad, que comparte con la artista visual Rocío Moreno, tiene un patio central rodeado por una caja de vidrio en torno a la que se articulan los distintos ambientes. El alma del proyecto es el algarrobo de 20 años que lograron preservar las arquitectas Paula Albrieu y Lucrecia Cáceres, del estudio Baldio Arquitectura. “Un ingeniero y un biólogo nos asesoraron para poder armar una estructura sin asfixiarlo. La casa tiene solo dos plantas que le permiten una fácil salida a la copa, a diferencia de las otras dos unidades del complejo, que llegan a tres pisos”, explica Paula. 

Después de atravesar el portón de ingreso, asoma el algarrobo rodeado por un deck de hormigón y custodiado por una mesa y banco pintados con epoxi en azul Francia. “Nos gusta tener muebles lindos en este espacio que usamos mucho en verano”, explica el arquitecto y fotógrafo Gonzalo Viramonte.

El algarrobo, fotografiado en el horario preferido del dueño de casa. Arriba: Gonzalo Viramonte, Paula Albrieu, Lucrecia Cáceres, Lourdes Cuadro y Melisa Alaminos, de Baldío Arquitectura.

Gonzalo confiesa que “el algarrobo es protagonista absoluto. A la mañana lo primero que hacemos es mirar sus movimientos”. 

Sin embargo, el fenómeno más interesante se produce a medida que el sol se desplaza y en su recorrido imprime las sombras del árbol sobre el interior de la vivienda, como un caleidoscopio en blanco y negro. 

El sofá LC de Le Corbusier, en versión turquesa y rojo, funciona como punto de fuga en un ambiente donde ganan los tonos neutros. Silla Eames Plywood de Kālon Design, mesa Nómada de Surge Tienda y colección de discos.
La mesa de Estudio Te de roble combina con las sillas Thonet, favoritas de Gonzalo y Rocío. Debajo de la escalera, obra realizada por la anfitriona, artista visual y joyera contemporánea.

Dedicado a fotografiar arquitectura, y a la docencia, la formación de Gonzalo le da un carácter singular a su trabajo. “Me interesa observar las estructuras, las líneas y los voladizos. Hay dos momentos del día en los que me gusta hacer fotos: antes del amanecer y después de la caída del sol. Por un tiempo muy corto, el ambiente se inunda de una luz muy especial, conocida como ‘la hora azul’, que para mí es mágica”.

El acceso a los dos cuartos y, a la derecha, la suite principal con cortinas de Hunter Douglas, apliques de Light Iluminación y mesas de chapa de Hissu, de Carol Burton.
El patio central está rodeado por grandes ventanas que reflejan las sombras del algarrobo.
La estructura de hormigón tiene un revoque texturado grueso pintado de blanco, igual que los portones y la malla metálica que unifica las tres casas. “Nos propusimos diseñar espacios claros, luminosos y con ventilación cruzada que mejoran la calidad de vida” dice Paula Albrieu de Baldío Arquitectura, estudio a cargo del proyecto.

Creditos: Estudio Baldio Arquitectura

Fotos: Arq. Gonzalo Viramonte

Texto: Marina Aranda

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $2900 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER