Decoración 

El encanto funcional

Eran 54 metros cuadrados compartimentados. Por eso, la arquitecta Carol Burton desarrolló un eje que fue articulando intervenciones con el fin de abrir, despejar y ampliar.

Texto Débora Campos

Fotos Arq. Gonzalo Viramonte

Un espacio integrado conforma el corazón del departamento. Mesa y bancos en hierro; asiento y respaldo enchapados en Cerejeira. La alfombra artesanal es de lana verde, el piso en roble es de Chevron. Para las cortinas, lino gris (Ines Sobanzki). Obras de Gimena Macri.
Un espacio integrado conforma el corazón del departamento. Mesa y bancos en hierro; asiento y respaldo enchapados en Cerejeira. La alfombra artesanal es de lana verde, el piso en roble es de Chevron. Para las cortinas, lino gris (Ines Sobanzki). Obras de Gimena Macri.
La arquitecta Carol Burton apunta: “La escalera, que era necesaria, nos desafió en todo momento; lograr una presencia sutil, funcional y moderna era el objetivo principal”. La equiparon con un pasamano con perfil de hierro y acabado laqueado blanco.
Si en el interior el objetivo era lograr un interiorismo funcional y despojado, ese encanto se adivina desde la fachada. El estudio conservó los tradicionales ladrillos exteriores y recuperó el protagonismo de la ventana, con sus trazos de hierro negro que permiten ver sin mirar.
Como el entrepiso existía, la intención era optimizar al máximo los pocos metros cuadrados disponibles. En el baño, grifería pintada en horno y acabado blanco mate, accesorios de Hermanas Caradonti Home y mampára de aluminio en negro brillante.

“El plan era optimizar el espacio, muy reducido, y lograr armonía y coherencia”, define. La planta original, fragmentada en vestíbulo, toilette, dos estudios en planta baja y escalera caracol hacia otro estudio con baño y kitchenette en el entrepiso, desapareció. “Uno de los inconvenientes principales fueron las instalaciones troncales del edificio, que pasan colgantes por la planta baja de nuestro pequeño departamento, por eso en el ingreso el techo baja un poco, con un cieloraso descolgado para ocultar las cañerías que debían formar parte del proyecto”, recuerda.

La reformulación generó la aparición de un único ambiente: entrada, cocina-comedor y estudio. “Es el espacio más representativo con una importante flexibilidad funcional”.

Un nuevo volumen contiene la escalera, con lugar de guardado, cocina y un toilette. Arriba el dormitorio, con un amplio baño que se apodera de la generosa luz natural gracias al reemplazo de un tabique que lo separaba del dormitorio por una mampara de vidrio.

Con un fluido ida y vuelta entre la propietaria y las hermanas Paz, Lola y Agustina Caradonti, el interiorismo se fue definiendo. Cuadros, lámparas, alfombras, todo fue consensuado y en algunos casos construido especialmente a medida.

 

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $1170 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER