Decoración 

Habitar una galería de arte

Las mañanas en el estudio Zas Lavarello son intensas. Según el día, los arquitectos Javier Zas y Paula Lavarello analizan los detalles de las obras en curso. Las tardes no son menos movidas: es el momento del seguimiento, el papeleo, los trámites y los informes del avance. En un alto en esa rutina, recuerdan la tarea desarrollada en una vivienda atípica. Muy atípica.

El estudio se especializa en obras de envergadura: un edificio de calle a calle en Recoleta, otro en una esquina de Belgrano R y oficinas sobre Cerrito, mientras terminan una torre de viviendas en Palermo. Sin embargo, aquí el tema fue otro. “Se trata de un departamento ubicado en un edificio tradicional francés sobre Plaza San Martín”, recuerda la arquitecta. Hasta aquí, nada de singular. Sin embargo, el propietario les planteó una necesidad poco corriente: “como no vive en la Argentina, quería una propiedad en la que se alojara su colección de arte latinoamericano”. Eso, más dos dormitorios sencillos: el suyo y otro para eventuales huéspedes. “Desde luego, era imposible intervenir la fachada con sus ventanas y herrajes originales. Tampoco tocamos los pisos de roble”. El proyecto se centró en adecuar los espacios a las grandes obras y a la rica variedad de fotografías argentinas antiguas, además de crear un sistema de iluminación ad hoc para el que convocaron al gran iluminador teatral Ernesto “Tito” Diz, fallecido hace algunos años.

 

Cuando estuvo listo, el propietario pasó algunos meses en Buenos Aires para ultimar detalles.

Herrajes franceses sobre una de las ventanas con vista a la plaza. Los pisos de roble son originales. En el comedor, mesa Eileen de tapa oscura y patas de acero pintadas de Antonio Citterio y asientos de B&B. El bar art decó fue comprado en San Telmo.

Una imponente obra de Nicola Costantino ocupa casi en exclusiva una pared del living. En frente, asientos de B&B comprados en Italia y mesas Rudder Coffee Table de Isamu Noguchi para la firma Herman Miller. La alfombra es de Mizrahi.

 

Una circulación que se transformó en galería. En el centro, alfombra bicolor de Mizrahi. En un codo del recorrido se armó un sector de cine con asientos móviles de Manifesto. Aires pop en el toilette; sobre la mesada, bacha oscura y grifería monocomando de Hans Grover.

La cama B&B fue traída desde Italia. Una alfombra de Mizrahi en el lateral izquierdo conduce al balcón. Chaise longue negra de Le Corbusier.

Tapizado en madera de lapacho, el baño de la suite principal con jacuzzi y un nicho iluminado. En la mesada, bacha de mármol hecha a mano y grifería Hans Grover.

 

Texto Débora Campos

PH Daniela Mac Adden

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $1170 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER