Arquitectura  Decoración  Edición Nº178 

Como Vivir de Viaje

“La vida es corta, hay que vivir cada día como si fuera el último. Es un placer levantarse cada mañana en este lugar”. La casa a la que se refiere […]

“La vida es corta, hay que vivir cada día como si fuera el último. Es un placer levantarse cada mañana en este lugar”. La casa a la que se refiere el arquitecto Alejandro Apa es la que su estudio, Apa Arquitectura, construyó recientemente para un matrimonio con dos hijos en un terreno con vista privilegiada al lago central de Nordelta. “Viajan mucho y son exigentes, conocen los mejores hoteles del mundo y querían una casa de estilo francés pero que por dentro funcione como un hotel cinco estrellas”. Para cumplir el sueño de vivir de vacaciones, el arquitecto, ganador del America Property Awards, proyectó un microcine con tecnología digital, butacas profesionales y hasta un candy bar con pochoclo, marshmallows y chocolates. También diseñó un spa revestido en madera, con pileta, sauna, ducha escosesa y área de masaje. 

En la cúpula del microcine, obra con cientos de puntos de fibra óptica, de Carlos Alberto Azulay. Butacas de cuero, géneros de Ronchamp, carpeta de Alfombras Persas, y audio, video y domótica de Interpro.
El bar se ideó con un panel iluminado de Servicios Vidriados, al estilo de los bares de los hoteles de Nueva York. Los muebles son de Fontenla y de Landmark, los géneros de Ronchamp.

La elección de los materiales estuvo a la altura de las expectativas de los propietarios, ya que se seleccionaron “las placas más blancas que encontraron” de mármol griego, una variedad exótica, para el piso de la planta baja. El mismo material, en otra versión, reviste la chimenea del living cuya parte superior aparece sostenida del techo. El interiorismo lleva la firma de Horacio Zuker, de Estudio Z, quien propuso los diseños contemporáneos de Walmer y Fontenla. La casa cuenta con un sistema de domótica que controla la iluminación, la temperatura y la apertura de cortinas y puertas. 

La casa mira al lago central de Nordelta. En la cocina, revestimientos de espejo laqueado de De Otro Tiempo y banquetas de Walmer. El diseño de iluminación de toda la casa es de Idea Iluminación.
El desafío de Apa Arquitectura fue diseñar una fachada simétrica de estilo francés, pero con una arquitectura interior de 700 metros cuadrados muy contemporánea. El pórtico de hierro de la entrada es un diseño del estudio. Pileta, solárium, hidromasaje, quincho con una cava y muelle; el paisajismo lleva la firma del arquitecto Marcelo D’Andrea.

 

Texto: Marina Aranda

Fotos: Maia Croizet de Croizet Studio.

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $2100 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER