Diseño  Edición Nº 180 

La creación como acto de fe: Eugenia Mendoza

“Pasaba mucho tiempo diseñando interiores de casas en el piso de mi habitación, muchas horas jugando sola. No recuerdo haberme aburrido. Esos momentos lúdicos seguramente potenciaron mi capacidad de abstracción […]

“Pasaba mucho tiempo diseñando interiores de casas en el piso de mi habitación, muchas horas jugando sola. No recuerdo haberme aburrido. Esos momentos lúdicos seguramente potenciaron mi capacidad de abstracción y creatividad. Un recuerdo muy presente es en el jardín de infantes: había distintos espacios para actividades como dormir la siesta, cocinar, bailar. En un rincón había una mesa de herramientas y era lo que más me interesaba, pero siempre estaba lleno de varones y sentía vergüenza de participar. Sin embargo, en casa era mi mamá la que arreglaba las cosas. Papá era aficionado a la fotografía. Tomar y mirar fotos era algo cotidiano. Desde muy pequeña me convertí en gran productora y consumidora de imágenes, y mi pronto interés por las herramientas tal vez sea el origen de mi fascinación por los oficios.
Con los materiales tiene que haber una atracción. No es totalmente consciente, hay un gran porcentaje de intuición. Cuando los elijo pienso si son adecuados para lo que quiero decir. Es la parte más racional que creemos poder controlar. Luego hay una parte más inconsciente, profunda y oscura, que nos hace acercarnos a ese material y no a otro… ¿o quizás fue el material que nos eligió? Los materiales tienen una historia, una identidad, y más allá de la atracción hacia sus cualidades físicas, eso es lo que me interesa más.
Personalmente creo que no hay sucesos únicos que confirmen nada. Ser artista es vivir y crear en una incertidumbre constante. Es remar de una pregunta a otra, sabiendo que en el fondo no hay fondo. Como en la filosofía, o en la poesía, no hay afirmaciones porque todo se desintegra en el momento en que intentamos atraparlo. Premios, reconocimientos internacionales, ventas, exhibiciones, realizar proyectos personales o colectivos, etc., todo eso genera una gran satisfacción, sin duda, pero siempre va a faltar algo y es ésa la motivación del recorrido”.
Diseñadora: Eugenia Mendoza.
Texto: Pablo Sáez.

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $2500 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER