Arquitectura  Diseño  Edición Nº 180 

Romance con la Naturaleza

  Cuando el arquitecto Ernesto Bedmar llegó hace 37 años a Singapur para participar en un proyecto de un estudio asiático, no imaginó que se quedaría a vivir y que […]

 

Cuando el arquitecto Ernesto Bedmar llegó hace 37 años a Singapur para participar en un proyecto de un estudio asiático, no imaginó que se quedaría a vivir y que allí le esperaba una prolífica carrera profesional. Egresado de la facultad de arquitectura de la Universidad de Córdoba, Bedmar había trabajado cuatro años en Hong Kong, pero Singapur lo cautivó: “es un país exótico, muy organizado y el clima tropical me parece fascinante. Cuando llegué todavía no era un lugar de avanzada, estaba comenzando a crecer y aproveché la oportunidad para crecer yo también”. De la mano de su primera socia, la interiorista Patti Shi, aprendió la filosofía y manera de pensar del asiático, que “no muestra la emoción con gestos, por lo tanto, es muy difícil saber si está de acuerdo con lo que le estás proponiendo. Para ganarse su respeto hay que ser muy concreto y honesto”. 

Chancery Lane House, proyectada por Ernesto Bedmar Architects en Singapur, tiene dos accesos desde la calle. El primero conduce a un patio seco donde estacionan los autos; por el segundo se llega al jardín con pileta, y a la casa.
Las ventanas de la planta baja se abren completamente para favorecer la ventilación y facilitar el acceso al exterior, ya que para circular de un espacio a otro es necesario hacerlo por las galerías cubiertas del jardín. Las cortinas y demás sistemas de la casa se administran y controlan por domótica.

Hoy lidera el estudio en sociedad con Iylia Zakaria, reconocidos por sus proyectos residenciales en estrecho contacto con la naturaleza y respetuosos del medio ambiente, como la vivienda que diseñó para una familia en el barrio de Novena, cerca del centro de la ciudad. Un santuario transparente de 1200 metros, funcional y libre de artificios, separado de la calle por dos muros de piedra y rodeado por piletas de agua que con su sonido transmiten serenidad. La propiedad está preparada para resistir los efectos del cambiante clima tropical de Singapur, que combina fuertes lluvias, vientos y altas temperaturas. Así se explican los amplios voladizos del techo y los jardines flotantes en el primer piso, que protegen los planos verticales y las galerías de circulación de la planta baja. 

El interiorismo se resolvió, casi en su totalidad, con muebles y lámparas de pie del diseñador francés Christian Liaigre, ícono del minimalismo de los años noventa.

Bedmar intenta que su arquitectura transmita un mensaje: “me gusta que las personas sean conscientes del medio ambiente y que entiendan que hay un clima natural mucho más bello, sin aire acondicionado. En mis casas no hace falta salir de vacaciones porque se vive en contacto con la naturaleza”. 

Nota completa disponible en la edición Nº180 de D&D.

Credito: Ernesto Bedmar Architects

Fotos: Claudio Manzoni

Texto: Marina Aranda 

 

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $2900 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER