Decoración 

El escenario perfecto

Un terreno de forma irregular con vistas a una cancha de golf era el escenario ideal para la vida de una familia, que encargó el proyecto al estudio del arquitecto Jorge Muradas.

“Se proyectó una vivienda determinada por la existencia de dos bloques con subsuelo y dos plantas, unidos mediante un hall central que contiene a la circulación vertical. A modo de fuelle entre ambos bloques, este espacio se resolvió mediante una estructura metálica y vidrio, generando ligereza y transparencia. En sintonía con la disposición trapezoidal del lote, el módulo del contrafrente duplica en tamaño al del frente. Grandes ventanales funden a la construcción con el verde que la rodea”, describe Muradas.

Un lenguaje contemporáneo con reminiscencias de la década de 1950 y ciertas lógicas escandinavas forman parte de la huella que imprime en sus desarrollos, así como en los modelos que comercializa desde Acento Muradas. También están presentes en esta propiedad. “Predomina la paleta de los grises en el revestimiento exterior, con aberturas en aluminio negro. Para los pisos de toda la casa se utilizó madera de roble. Desde el estudio hicimos el equipamiento interior, que consta de una serie de muebles a medida, modulados y empotrados con acabado laqueado y terminaciones de altísima prestación”. Un sello de calidad, inconfundible.

Las carpinterías de metal negras, contenidas en pórticos del mismo material, al igual que la pérgola, componen la fachada. Todas las ventanas tienen cortinas horizontales de madera. Esta página: En el centro del living, mesas de mármol negro marquina modelo Daybed PK 80 (Poul Kjaerholm), sofá de cinco metros tapizado en negro y alfombra de Elementos Argentinos. El módulo de la chimenea es de chapa y madera laqueada, con zonas de guardado y leñero. Biblioteca en roble, banquetas de tiento y madera.

“El espacio de la parrilla se resolvió siguiendo el mismo criterio de los materiales. Todo oculto bajo herrería con aberturas a guillotina de color negro; mesas, sillas y lámparas de Acento Muradas”, explica el arquitecto. Vistas a la cancha de golf.

Acero, madera y muebles laqueados en gris para la cocina. Las mesadas y la isla central son de mármol Silver White. Mesa diseñada por Muradas, y sillas

Escalera de roble en el núcleo central de la edificación. Obra de Pablo Siquier y banco Windsor de tres metros de largo. Dormitorio con muebles a medida, ropa de cama de Ramos Generales y sillas Aluminium Chair de Charles y Ray Eames, tapizadas en cuero suela.

Para la suite principal, lámparas Tolomeo de mesa, ropa de cama de Ramos Generales y manta de llama de Acento Muradas. El baño se trabajó en mármol Calacata. El blanquito Buterfly es de Sori Yanagi.

La fachada sobre el campo de golf se trabajó con carpinterías de metal negras, contenidas por un gran pórtico de 22 metros de largo, sin columnas. Pileta y deck de madera sin tratar.

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $1170 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER