Diseño 

6 ºDArA ID Semana del Diseño. Encuentro con los grandes

La 6º edición de DArA ID reunió durante dos jornadas a destacadas figuras internacionales y locales. La selectiva y muy equilibrada variedad de invitados cautivó a un público que llenó […]

La 6º edición de DArA ID reunió durante dos jornadas a destacadas figuras internacionales y locales. La selectiva y muy equilibrada variedad de invitados cautivó a un público que llenó la sala sinfónica del CCK y disfrutó cada una de las ponencias

 

PAU LLIMONA Histriónico y encantador, el catalán cautivó a la audiencia no solo por la arquitectura tan personal que despliega en España, sino por la audacia y la convicción con que la emprende. Fue durante 15 años Project Manager del estudio RCR arquitectes (Premio Pritzker 2017), con quienes hoy colabora, además de conducir su propio despacho NOS-ALTRES Arquitectures. Sus edificios obligan al usuario a salirse de la zona de confort y a explorar otras formas de habitar, casi futuristas. Para conocerlos bastará visitar el Restaurante Enigma de Albert Adrià, hermano de Ferran, padre de la cocina molecular. Una planta de 700 metros revestida completamente en neolith, gélido y extraño, en el corazón de Barcelona. “Debíamos recrear la ilusión, ya que son magos de la comida. Ahí comes una aceituna y resulta que no es. Entonces buscamos romper los límites y crear espacios orgánicos, llevar al visitante al extremo, tal es el concepto de su gastronomía” explicó mientras pasaban las imágenes. Su impronta también se aprecia en la reforma del antiguo Hotel Llevant a Llafranc, en Gerona. Pau lo ” implotó”para crear un escenario sorprendente.Mi formación comenzó con las Bellas Artes y con la escenografía. Mis padres eran artesanos, los vi trabajar con la arcilla, moldear. Nací viendo eso. Me gustan más las personas que el material, el poder compartir con herrero. Yo sin gremios no soy nadie” dirá, con franca humildad.

ATELIER  MARKO BRAJOVIC Adalberto de Paula, arquitecto y subdirector creativo del estudio abrió el ciclo de conferencias DArA ID 2018 en representación del equipo liberado por Marko Brajovic, un joven nacido en Montenegro, graduado por la Universidad de Arquitectura de Venecia y que tras visitar el Amazonas decidió instalarse en Brasil. Dedicados a aplicar conceptos de la biomimética a la arquitectura y a otras disciplinas como la escenografía, arte, instalaciones comerciales, diseño e interiorismo, realizan proyectos que exploran formatos y estéticas interactivas inspirados en la naturaleza. “La naturaleza es el diseñador con más experiencia en el mundo, podemos aprender mucho de ella. Si observamos un camino de agua, las nervaduras de la hoja de una palmera, las colmenas de las abejas, la organización de la arena en el desierto o los corales, encontraremos patrones de diseño perfectos. Tratamos de reproducir esas estructuras geométricas y aplicarlas mediante un código de programación” explicó de Paula. Entre los ejemplos de esa filosofía multiplataforma destacó el  Pabellón de Brasil en la Feria de Milán 2015,  instalaciones urbanas para marcas como Coca Cola y Nike Air realizadas hace poco en San Paulo. El estudio tiene en Paraty una sede donde realizan talleres de inmersión en la naturaleza para observar e  investigar nuevas formas de diseño.

BESONIAS ALMEDIDA El paisaje y la materialidad marcan el estilo de la dupla de arquitectos argentinos que encontró un lenguaje propio en el uso del hormigón aplicado a viviendas, principalmente desarrolladas en la costa atlántica bonaerense. Los recursos constructivos dan respuesta a situaciones locales como el viento y la sombra, resueltos mediante un interesante sistema de parasoles fijos, entre otros rasgos característicos de su estilo. En los últimos años trasladaron esa técnica de playa a la ciudad y a los barrios cerrados de la periferia, lo que representó desafíos ahora ligados a un entorno densificado y heterogéneo. Plantas con patios interiores y estanques, los mismos parasoles e interiores monacales. ”Intentamos mostrar como la dureza del hormigón funciona para darle poder al entorno, devolviéndole su magnetismo al paisaje, como en la Casa de Mar Azul, por la que recibimos mucho reconocimiento” explicó María Victoria Besonias al auditorio. Entre los proyectos también presentaron su propia vivienda, un notable resultado de años de experimentación.

INDIA MAHDAVI La figura más elogiada del mundo del diseño resultó ser de una encantadora sencillez. Vestida en tonos neutros y sin rasgos de divismo, India Mahdavi confesó al auditorio que su verdadera vocación era la dirección de cine. Como no existía esa carrera entró en arquitectura, sabiendo que nunca se dedicaría. Miraba tres películas por día y tenía la ilusión de ser Ken Adam, el productor inglés que diseñaba las escenas de James Bond en la década de 1960 y 1970. De ahí quizá el carácter cinematográfico de sus espacios, plenos de calidad visual, sensualidad  y una equilibrada dosis de irrealidad. Uno querría vivir en esa especie de paréntesis. “La arquitectura no era para mí, por lo que significa el proceso de generar una obra, el tiempo que lleva, y yo era muy impaciente. Además pensaba en qué tipo de vida podía darle a mi hijo” contó durante la entrevista con Mariana Rapoport. En su búsqueda vocacional aterrizó en Nueva York para estudiar diseño gráfico y de interiores. Allí encontró la disciplina necesaria para organizar su propio estudio en 2012. Hoy es considerada un gurú de las tendencias, incluso admite que le gusta el título de reina del color, y que sin dudas merece. “La felicidad es algo abstracto pero está muy asociado al color.  Junto con la luz solar es un recurso que trae alegría y energía. Parte de mi tarea es definir el confort moderno, y me gusta que la gente entre a mis espacios y sienta que algo le es familiar. Creo que a través de mi trabajo logro contar mis historias y, finalmente, es como hacer una película”. Admite que ya no utilizará el rosa y que su nuevo fetiche es el mandarine, un tono anaranjado lechoso que ya empezó a aplicar.

LUIS LAPLACE Luis Laplace nació y estudió arquitectura en la Argentina. Se trasladó a Paris y  desde 2004, junto a Christophe Comoy , desarrolla proyectos internacionales de alta gama en los que el interiorismo está íntimamente ligado al arte. Su especialidad es llevar al espacio grandes colecciones y generar diálogos armoniosos con el diseño y la arquitectura existente. Fan del mármol, la luz natural y la artesanía,  sus ambientes recrean una elegancia atemporal, siempre atenta al saber hacer del lugar donde se implanta el proyecto, sea México o Austria. Le apasiona mezclar e intervenir casi sin tocar. Así una casa alpina típica puede convertir su vieja pileta cubierta en una obra de video instalación; un establo en Somerset, suroeste de Inglaterra, mutará en galería de arte con salas de lectura, restaurante y librería, y la antigua casona de un cineasta en Morelia, México, recuperará su esplendor gracias al eclecticismo de la decoración y a los artistas de la zona. “Lo que yo quería hacer era cine pero mi padre dijo que tenía que estudiar algo más convencional,  entonces comencé arquitectura, porque sabía que estudiando arquitectura podía hacer una buena película. Mi estilo se define por su contexto, por el entorno en donde estoy. Lo que más me interesa son los proyectos comunitarios” comentó. “Jamás hago una casa en donde el sofá combine con el cuadro porque todo tiene que seguir funcionando aunque se cambie algo. Me ocupo desde el primer ladrillo hasta el papel higiénico” en referencia a su costumbre de hacer obras “llave en mano”.

CAZÚ ZEGERS La exposición de la arquitecta chilena emocionó, no solo por su tono sereno sino también por la sintonía entre su persona y la obra que realiza en el territorio latinoamericano. La tierra, sus vientos, sus rocas, los árboles, el hombre, las montañas, los hielos. Todos intervienen en el proceso, una sinergia vital que algunos llaman holismo y que ella define como “geopoesía”. Ese concepto se agiganta en el proyecto del Hotel Tierra Patagonia, ubicado en el Parque Nacional de Torres del Paine, Chile. El edificio dibuja el recorrido invisible del viento y se funde en la magnitud del paisaje, buscando sumarse, nunca invadirlo. Ese compromiso con el entorno recorre toda la arquitectura de Cazú Zegers. “El territorio en América es lo que los monumentos a Europa. Allá vamos a ver sus grandes edificios y ellos vienen por nuestros paisajes monumentales. Por eso nuestro lema es construir sin desmitificar. Nuestro sur es nuestro norte”, enfatizó. Telúrico y austral, con vocación por la madera y el hacer con lo que se tiene a mano, Cazú presentó también una serie de viviendas familiares que no descuidan otros condicionantes locales, como los sismos. “No fue voluntario mi interés por la arquitectura. Me interesaba más la astronomía la filosofía, el teatro. Era más artista, pero todas esas pasiones están presentes en mis obras, en el manejo territorial para crear modelos de economía que nos permitan habitar sin agotar los recursos naturales” dijo, contagiando las ganas de visitar Chile.

FACUNDO MANES En una charla con Miguel Jurado, editor del suplemento Clarín Arquitectura, el neurólogo y neurocientífico Facundo Manes pasó por el CCK (de forma virtual, mediante una video conferencia) para poner en palabras claras el misterio de la creatividad y la creación, conceptos afines a la audiencia mayoritaria. ¿Cómo ser más creativos?, ¿de dónde surge la inspiración? Los diseñadores son creadores de experiencias, y esas experiencias impactan directamente en el cerebro, dirá. “Todos tenemos la chance de ser creativos. Antes se consideraba que la creatividad venía de las musas, pero hoy sabemos que no es así, sino que requiere de ciertos procesos. En principio interviene la preparación (o estudio exhaustivo del tema de interés), luego hace falta atravesar un período de incubación, es decir, de volverse obsesivo (sanamente hablando) con el objeto de estudio, y luego esperar. El momento ajá llega por lo general mientras no estamos haciendo nada, que es cuando el cerebro se organiza“ aseguró. Entre otras definiciones destacó que aunque en la actualidad el error está estigmatizado, equivocarse es necesario en cualquier ámbito de la vida, y que las personas y el espacio influyen en nuestros esquemas mentales. Según cómo se los perciba, se moldea nuestra conducta. La clave para ser más creativos: hacer ejercicio físico, rodearse de personas, manejar el estrés y descansar bien.

 

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $1080 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER