Viajes 

Turismo en auto | La Provence

Cultura y buena vida en una región de esplendorosa belleza, que enamoró a Van Gogh, Pissarro, Gauguin y Picasso con la potencia de su luz y la variedad de sus paisajes.

TERRE BLANCHE

Serenidad, deporte y bienestar en este paraíso con pileta, spa de más de tres mil metros cuadrados y Le Faventia, el restaurante del cocinero Philippe Jourdin, con una estrella Michelin. Con sus dos canchas de 18 hoyos par 72, diseñadas por Dave Thomas, está considerado como uno de los mejores resorts de golf.

LA BASTIDE DE GORDES

Combinando encanto con confort, el hotel ocupa una antigua casa señorial en el centro de este pueblo, construido sobre murallas del siglo XII, que inspiró a Marc Chagall, Victor Vasarely y Jean Deyrolle. Un placer recorrer sus callecitas antes de almorzar manjares en la terraza, rodeada de jardines colgantes.

ADMIRAR, COMER Y COMPRAR

Carrières de Lumières -una cantera gigantesca que se transforma en una muestra digital- y Avignon, que forma con sus murallas un imponente conjunto medieval. Entre los pueblos de los alrededores destaco L’Isle sur la Sorgue, devenido en la meca de los anticuarios y repleto de buenos restaurantes.

Nuestra casita en las afueras de Avignon

 

Nosotros también nos enamoramos de esta pintoresca región del sur de Francia a la que prometimos volver. Hicimos base en Avignon -repitiendo la experiencia de alquilar una casa- y nos regalamos regias escapadas a dos miembros de la cadena The Leading Hotels of the World: Bastide de Gordes y Terre Blanche.

El estacionamiento de nuestro auto alquilado fue todo un tema. Volvíamos a casa con el corazón en la boca, y nos dimos cuenta de que en las ciudades grandes es imposible llegar al centro histórico sin tener que caminar varias cuadras. Decidimos visitar solo pueblos pequeños. Avignon fue la gran excepción: dejamos el auto cerca de la calle principal -nos costó un rayón- pero además de visitar los edificios más importantes, hicimos compras en H&M y Zara, ambas en la Rue de la Républic. Al día siguiente volvimos con el dato de un estacionamiento subterráneo cerca del famoso puente -que fue una desilusión total: hoy ni siquiera cruza el Ródano- para recorrer el palacio papal y sus jardines.

Según el New York Times, el paraíso de los anticuarios está en l’Isle sur la Sorgue, un pequeño pueblo con más de 300 locales permanentes. Nos fascinó recorrer sus callecitas y almorzar sobre el río la “formule”, o menú del día, en La Balade Des Saveurs (+33 4 90 95 27 85). Después visitamos la Abadía de Sénanque, famosa por sus campos de lavanda, que no pudimos ver: la floración termina a principios de septiembre. Pero compramos perfumes y jabones en la tienda de este convento cisterciense del siglo XII. Al atardecer fuimos la Fontaine de Vaucluse, la naciente del río Sorgue, una de las más importantes y misteriosas del mundo: nunca la encontramos, pero gozamos del paisaje que tiene un encanto especial.

Gordes, uno de los “pueblos colgantes” del Luberon, es el preferido de la alta sociedad francesa, inglesa y norteamericana. Aprovechamos al máximo nuestra estadía en La Bastide y al día siguiente fuimos a Bonnieux -clave trepar hasta la plaza de la iglesia- y a Ménerbes.

Carrières de Lumières o Canteras de las Luces, en Les Baux de Provence, a 25 Km. de Avignon, es una visita realmente imperdible. Todo sucede en una gigantesca cantera de piedra caliza abandonada hasta que, en la década de los sesenta, Jean Cocteau supo ver su potencial como espacio de exposiciones. Hoy Culturespaces ha desarrollado un concepto innovador: AMIEX® (Art & Music Immersive Experience o Arte & Música Experiencia Inmersiva), asombrosa exhibición en la que famosas obras de arte cobran vida gracias a cien proyectores de video que proyectan imágenes en paredes de hasta 14 metros de altura, mientras el piso se transforma en una enorme alfombra de imágenes. El sonido, adaptado al espacio, es envolvente y homogéneo, independientemente del lugar donde se encuentre el espectador, que puede vagar por este espacio mágico sin ningún tipo de restricciones. Nosotros vimos Picasso y los Maestros Españoles, este año estrenan Van Gogh y La Noche Estrellada.

El ultimo día nos instalamos en una de las villas de Terre Blanche, relajante resort diseñado como un pueblo provenzal y cerquísima del aeropuerto de Niza. Consejo final: conviene llegar en avión a Niza o Marsella.

 

 

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $1170 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER