Viajes 

Vivir la Historia

Turismo: España y Portugal Una travesía memorable: de Castilla y León a Galicia, pasando por Portugal. Parando en un castillo, una casa solariega y una fortaleza medieval donde durmieron reyes […]

Turismo: España y Portugal

Una travesía memorable: de Castilla y León a Galicia, pasando por Portugal. Parando en un castillo, una casa solariega y una fortaleza medieval donde durmieron reyes y reinas, peregrinos, hidalgos y guerreros.

Por Luisa Zuberbuhler

Informe Camilo Aldao

 

El Alcázar de Segovia (que inspiró el castillo de Blancanieves en la película de Disney) fue fuerte, palacio, prisión y academia militar.

Aterrizamos en Madrid aprovechando una insólita oferta para viajar en la comodísima clase ejecutiva de Air France, mi aerolínea preferida: era más barato volar de Buenos Aires a Madrid, bajando a la vuelta en París, que hacer directamente Buenos Aires/París. Llegamos súper descansados al aeropuerto y fuimos directo a La Alberca, el primer pueblo español declarado Conjunto Histórico Artístico. Dormimos en el hotel Doña Teresa -reservamos por Booking.com– bien ubicado y con el restaurante Abuela Carmen en planta baja. Al día siguiente trepamos hasta el santuario de la Virgen Negra de la Peña de Francia. La vista era alucinante y nos encantó llegar a nuestra próxima parada por un azaroso camino de montaña.

En Ciudad Rodrigo, también incluida dentro del Conjunto Histórico Artístico, nos alojamos en el Castillo de Enrique II, magnífica fortaleza del siglo XIV transformada en parador. Dos restaurantes, además del comedor del hotel, para saborear la cocina charra: Estoril, +34 923 460550, y Mesón La Paloma, +34 923 462441. Y una visita ineludible: la estación arqueológica de Siega Verde con sus asombrosos grabados rupestres. Clave llamar para averiguar los horarios de visita +34 923 480198.

Toda esta región, pegada a la frontera con Portugal, fue lugar de enfrentamientos y por eso hay tantos conjuntos amurallados. Los que más nos gustaron fueron San Felices de los Gallegos, un pueblito detenido en el tiempo, y Castelo Rodrigo, ya en Portugal, con murallas y un palacio en ruinas. Ambos se pueden visitar camino al parador Casa da Ínsua, haciendo un alto en Guarda para ver su Sé o Catedral, uno de los más importantes monumentos de la arquitectura portuguesa.

Un placer llegar a la casa que Luis de Albuquerque de Mello, gobernador y capitán general del Estado de Mato Grosso, construyó en Penalva do Castelo a fines del siglo XVIII. La mansión está repleta de testimonios de un pasado compartido entre Portugal y Brasil. Rodeada de jardines y viñedos, tiene capilla, bodega propia, herrería, fábrica de quesos y hasta una boutique con artesanías.

Viseu, a solo 25 kilómetros, es una joyita típicamente portuguesa que se visita en un día, almorzando en el restaurante Muralha Da Se, frente a la Catedral, y pegado a la muralla, +351 232 437 777.

El trayecto entre Penalva do Castelo y Monterrei, en las montañas de Galicia, es un paseo de menos de tres horas. El parador de Monterrei me sedujo de entrada: impecable el interiorismo y genial el contraste con “lo de afuera”. Es en sí mismo un destino de viaje, pero ojo que tiene poquísimas habitaciones, por lo que se impone reservar con anticipación. Recorrimos los alrededores llegando hasta Allariz, un antiquísimo burgo medieval donde dicen que nació el primer “hombre lobo”. A la vuelta entramos en Verín para almorzar en Casa Zapatillas +34 988 41 07 29.

El parador de Segovia no tiene historia pero resultó un espléndido broche final: llegamos agotados desde Galicia, devoramos un cochinillo que nada tenía que envidiarle a los de Cándido, el famoso restaurante al pie del acueducto, y nos fuimos a dormir. Al día siguiente desayunamos mirando esta ciudad monumental y todavía nos quedó tiempo para sacarle fotos a su Alcázar, antes de llegar al aeropuerto y embarcarnos rumbo a París.

 

Paradores: recomiendo reservar por la página y aprovechar las ofertas, que son muchas y van cambiando: www.parador.es

 

 

Copas de La Dama Juana, un vino de Salamanca, frente a la plaza mayor de la Alberca, uno de los diez pueblos más bonitos de España.
Cochinillo asado en el parador de Segovia y original móvil “azulejado” dispuesto a pasear turistas por el centro de Viseu.

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $960 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER