Arte 

Por Victoria Verlichak

Noticias

El brillo y la fama  

La Fotogalería Banco Ciudad del Teatro San Martín exhibe Luz de noche. Son retratos de celebridades tomadas por Foto Estudio Luisita, liderado por Luisita Escarria y la asistencia de sus dos hermanas, hijas de una pareja de fotógrafos llegados desde Colombia en 1958. Se exhiben retratos de la farándula nacional, vistas de marquesinas, obras musicales y del teatro de revistas porteño. Por caso, la fulgurante vedette Nélida Lobato fue una de las figuras que pasó por el histórico estudio, como también Susana Giménez, Tita Merello, Mariano Mores, Luis Sandrini y Atahualpa Yupanqui, entre muchas más. La exposición abre a un nuevo público estas imágenes que, más allá del protagonismo de las personalidades retratadas, constituyen testimonios de época. La muestra se inauguró en coincidencia con el estreno del documental Foto Estudio Luisita de Sol Miraglia y Hugo Manso, que ganó el Bafici en 2018.

Magníficos cielos

La muestra antológica de Max Gómez Canle, El salón de los caprichos, en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, reúne veinte años de producción artística. La curadora del Moderno, Carla Barbero, propone un recorrido no cronológico mediante atmósferas mágicas en sorprendentes pinturas, objetos e intervenciones en la arquitectura. Memoria de memorias, su obra habla tanto del refinamiento formal del artista como de su conocimiento de la historia del arte. Sus trabajos son generalmente en pequeño formato, por eso aquí asombra aún más Capricho sudamericano, un gran telón (y está así presentado) de 11 x 3 metros. Es un fantasioso paisaje panorámico donde conviven especies y geografías disímiles, y que remite a la pintura de Prilidiano Pueyrredón, Cándido López. Algunos quizá recuerden Ventana, con las formas irregulares de la pintura concreta que se abren a magníficos cielos y formaciones rocosas, que también se  exhibió en 2009 en una gigantografía en la fachada del Edificio Del Plata sobre Av. 9 de Julio.

Paralelos y confluencias

Paseo provocador (del pensamiento) y gratuito, la Fundación Klemm se halla establecida en Plaza San Martín, casi Florida. Creada en 1995 y legada a la Academia de Bellas Artes por su fundador Federico Jorge Klemm, inauguró una nueva propuesta curatorial a cargo de Federico Baeza y Guadalupe Chirotarrab. El cuerpo de una colección reúne más de 100 obras de artistas principalmente argentinos, norteamericanos y europeos con piezas representativas de diversos movimientos: surrealismo, pintura metafísica, arte concreto, transvanguardia italiana, minimalismo, pop, nouveau réalisme francés, informalismo, arte óptico y arte de acción. Además exhiben la muestra temporaria Una posmodernidad periférica, con obras de artistas de Buenos Aires y Brasilia – curaduría del uruguayo Manuel Neves. Adriana Vignoli, Amadeo Azar, Mara Facchin y Gê Orthof establecen analogías y concurrencias mediante sus obras.

Comprometido con su tiempo

Tras una importante remodelación para sumar salas de Arte Prehispánico, el Museo Nacional de Bellas Artes rinde homenaje al artista Carlos Alonso en el pabellón de exposiciones temporarias. Los investigadores María Florencia Galesio y Pablo De Monte organizaron Pintura y memoria alrededor de dos ejes. En Pintura y tradición, el artista celebra a sus maestros, como Lino E. Spilimbergo -a quien le dedica varias obras, entre ellas  L.E.S., ca 1967; y Ernesto de la Cárcova, al citar su obra Sin pan y sin trabajo en 1966-, y a grandes artistas de la historia del arte universal; comprende los collages de la serie Blanco y Negro. En Realidad y memoria, con un tono expresionista, capta el horror y la violencia. Son más de sesenta pinturas, dibujos y collages con acento político que repasan la historia reciente, creadas entre 1963 y 1989. “Historia, memoria y realidad encuentran en la obra de Alonso una síntesis y una mirada crítica, potenciada por una imagen de gran expresividad”, dicen los curadores del Bellas Artes.

Nuevo viejo espacio

Fundada y dirigida por Ricardo Ocampo, tras más de diez años de trabajo, WaldenGallery mudó su sede a Viamonte 452, al mismo lugar donde desarrolló su actividad el histórico Centro de Arte y Comunicación (CAyC). Inauguró con la exhibición Asedio Fantasmal de José Luis Landet, con curaduría de Tania Puente. Fundado por Jorge Glusberg -formidable gestor cultural, que incluso fue director del Museo Nacional de Bellas Artes entre 1994 y 2003-, el CAyC fue una institución experimental interdisciplinaria de vanguardia que contribuyó a la difusión del arte argentino en el mundo. Este año se conmemoran los 50 años de Arte y Cibernética, primera exposición del CAyC. Por tanto, la galería organizará, en agosto, un simposio internacional para analizar “el impacto de esta institución en el arte argentino de la época y las influencias y desbordes que aún provoca en la actualidad”.

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $1320 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER