Sin categoría 

Hermanas Caradonti: «La inspiración para la renovación de Tequila fue una especie de viaje, mitad infernal, mitad paraíso».

A 33 años de la inauguración de Tequila, Osvaldo Brucco y Paola Pravato Peralta, decidieron hacer una renovación total del mítico boliche de la costanera porteña. Hermanas Caradonti estuvo a […]

A 33 años de la inauguración de Tequila, Osvaldo Brucco y Paola Pravato Peralta, decidieron hacer una renovación total del mítico boliche de la costanera porteña. Hermanas Caradonti estuvo a cargo del proyecto. Al instante de ser contactada para esta importante remodelación, Paz Caradonti, de HC pensó en Timoteo Lacroze e Isabel Garcia Calvo de Uno+Uno para armar una comunidad de talentos creativos para poder llevar a cabo este desafío.

La inspiración para Tequila fue una especie de viaje, mitad infernal, mitad paraíso. Esa contradicción que existe en la noche. En donde estamos vulnerables a los excesos. En donde también nos entregamos al disfrute. Esa liberación, descarga, necesaria; que también juega con nuestros propios límites. En donde compartimos en celebración, pero también bajamos las defensas de la proyección de lo que somos en la vida cotidiana, convirtiéndonos en otra versión de nosotros mismos, nos movemos distinto, nos abrimos distinto, nos dejamos llevar por el sonido, por la energía de lo que nos rodea. Acompañar ese viaje. Que cada espacio tuviese su propio cuento, su sensación. Crear un ambiente semi escenográfico, un poco teatral, que te sumerja en la experiencia, es fue el objetivo de Hermanas Caradonti.

«La entrada tenía que generar deseo e intriga, la barra un lugar alquímico de transformación, los livings un espacio malcriado y cómodo, la pista un templo, el patio el edén, el vip un paraíso infernal al que aspirar, el baño un reset lisérgico. Y a partir de ahí creamos cada espacio, intentando que comulguen entre sí, unidos por un idioma en común, y por el color, pero distintos. Incluso hay un espacio ínfimo que es como un escondite secreto, para esos que quieren estar y no estar. Queríamos que fuera un lugar con personalidad, que mantuviese el espíritu, su impronta barroca francesa y su pretensión»,  describe Isabel Garcia Calvo desde donde se pensó el concepto de interiorismo de este mundo.

Fue una gran transformación la que se hizo en cuanto a diseño y equipamiento siempre manteniendo el uso de ciertos materiales que están muy identificados con Tequila como el terciopelo rojo, sedas, espejos, bronce y mármoles.

Tequila  se dividió en 7 círculos, 7 espacios, así lo llaman. La fachada se recicló. Cuando llegas sigue estando el mítico toldo. La marquesina negra con el logo en el frente. Bordeada de 35 pantallas acrílicas de una antigua calesita de buenos aires. Una gran alfombra roja atraviesa este toldo dejándote ver al fondo el interior de este primer círculo. Medio circense, medio burdelesco.

Al atravesar el hall de entrada, pasamos por unos cortinados de terciopelo rojo con infinidad de strasses cosidos a mano, para que por medio de la luz se produzcan brillos, un efecto lumínico.

La barra es el elixir, la botánica y la química. Por eso el jacquard con flores entelan el cielorraso.  Isa Garcia Calvo diseñó unas esculturas en madera con uvas, víboras y copones que enmarcan las columnas de la barra. 7 gargantas de luz circulares en el techo de la misma, cada uno con un diseño y mensaje distinto, generan otro efecto más. Terminan este espacio 2 lámparas con forma de víboras en bronce con una esfera de opalina que da una luz tenue y cálida.

El Living lateral con su forma serpenteante tapizado en cuero rojo con tratamiento símil cocodrilo que va a lo largo de este espacio enmarcado por pantallas diseñadas por Luciano Levington que a lo largo de la noche te hipnotizan con imágenes variadas pensadas por la empresa Dumbo especialmente para Tq. Al final llegamos al que llamamos The Secret Room. Un pequeño espacio revestido por un genero de caras invertidas con fondo en rosa.

La araña central, emblema de tequila se renovó completamente. Fue un trabajo en conjunto con Francisco Miranda que nos ayudó a materializar 300 pantallas en 3D con detalles en acrílico dorado y Sofía Suaya se ocupó de la realización de la pollera circular que envuelve a la misma. Ésta se realizó con caireles rectangulares y cuadrados que generan otro efecto de luz de los miles que hay ahora en tequila.

La iluminación y el sonido es lo más importante para Osvaldo y obviamente para todos. La cabina fue la obsesión de Timo Lacroze, la visualizó el primer día y se inspiró en el órgano de la Sagrada Familia, un trabajo que realizó junto  California Studio convirtiéndolo la vedette del lugar.

El Patio surge inspirado en El jardín del Eden por Isabel Garcia Calvo y un gran equipo que logró materializarlo como lo pensó. Tiene una morfología que continúa la saga de las víboras que recorre todo el lugar. Un millón de venecitas forman este gran banco que recorre el perímetro del patio con 7 esculturas en su respaldo iluminadas para destacarlas en la noche. El árbol del centro de este Eden lo envuelve otro banco con las mismas características con 7 esferas realizadas con venecitas rojas que representan 7 manzanas de los 7 pecados capitales. Un detalle gracioso son las 3 estrellas de bronce en el piso, que te reciben, ni bien ingresas al patio. Para algunos representan los 30 años de tequila y para otros las 3 estrellas de la camiseta argentina. El lugar está lleno de mensajes y detalles que solo algunos van descifrando.

 

«El Baño nos costó muchísimo. Teníamos claro lo que queríamos pero no lográbamos hacerlo con los materiales que hay en el país. Incluso trajimos de Europa unos revolucionarios mingitorios, cada uno tiene su propia bacha. Todo empezó a acomodarse cuando descubrimos una joyita de espejero que a través de un proceso de termoformado hace que los espejos queden con una ondulación irregular que produce un efecto a agua y con la iluminación cualquier imagen se refleja hasta el infinito. Acero pintado a fuego en rojo matafuego con curvas enmarcan los compartimentos de cada uno de los baños. En las paredes 7 figuras en distintos tonos de espejos recortados forman un rompecabeza de amorfas figuras de piernas que se abren. Estas también fueron dibujadas por la multifacética artista Isa Garcia Calvo»,  revelan Lola, Paz y Agustina Caradonti.

«El VIP se agrandó y se agregó un pole dance central. Realizamos una combinación de entelados después de una larga y ardua búsqueda. En uno de esos recorridos encontramos en Sederia José una joyita de Yves Saint Laurent que utilizamos para entelar junto a unos cueros de vaca con print de leopardo. Espejos con marco de bronce y apliques de Francisco Miranda. Dos cabezas de zebra realizadas en resina con luz en el interior terminan de lograr metrete en este mundo de fantasía. Todo esto contenido por unas estructuras de hierro y espejo que dan cierta intimidad y delimitan el espacio.

Cuando te vas, te despide la frase pintada al final de la marquesina, casi escondida `lo que pasa en tequila queda en tequila´», concluyen las hermanas Caradonti felices con el resultado de uno de sus últimos proyectos.

Creditos:

@hermanascaradonti
@timolacroze
@unomasuno.uno
@arqceciliavazquez
@somosgrace
@aguscaradonti
@felisalacroze
@solcabanella
@lilahume
@paolapravatoperalta

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $20000 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER