Edición Nº 187 

Todo el año en el mar

¿Cómo debería resolverse el interiorismo de un departamento frente al mar en Punta del Este para que en verano resulte fresco y que, al mismo tiempo, transmita calidez en los […]

Cuadro de Miguel Ángel Pareja.

¿Cómo debería resolverse el interiorismo de un departamento frente al mar en Punta del Este para que en verano resulte fresco y que, al mismo tiempo, transmita calidez en los meses más fríos? Ese fue el desafío que asumió la diseñadora Joanne Cattarosi cuando un matrimonio residente en Montevideo le propuso intervenir su piso en uno de los edificios Tiburón Terrazas, para poder usarlo todo el año.

En el acceso, consola en roble diseñada a medida, lámpara Atollo y retratos line drawing de toda la familia, perro incluido, de la artista Francesca Molinari Cattarossi, de Mano Armada. Perchero, banco y empapelado azul y blanco que funciona como punto focal.
Varias piezas icónicas en el comedor: sillas Panton de Verner Panton para Vitra, tea trolley de Alvar Aalto, lámparas Spokes de Foscarini, lámpara Bellhop de FLOS, pájaros de vidrio de Iittala. Cuadros de Martín Pelenur.

La principal ventaja era que la construcción lleva la firma de Mario Roberto Álvarez: “Punta del Este ya no es más una ciudad de verano, hoy mucha gente vive todo el año, por eso los proyectos tienen en consideración elementos de confort, como losa radiante o vidrios dobles”, explica Joanne.

Una reforma previa había ganado metros sobre el balcón para dar lugar al comedor diario. La diseñadora reemplazó los pisos originales de este espacio y los de la cocina por porcelanatos rectangulares, y sumó cerámicos en azul petróleo a la alzada.
Mesa a medida en dekton y roble, y sillas de Sollos.

Las decisiones estéticas resultaron en una combinación equilibrada “muy mix & match” de elementos que se adaptan a todas las estaciones: la caja neutra con presencia de sillones tapizados en lino blanco asociados a otros textiles estampados en forma de rombos, círculos y rayas –un sello distintivo de JCE- en azul, negro y un toque de colorado, aportan la impronta veraniega.

Nuevas formas geométricas en azul y blanco en textiles, y en las obras de Francesca Molinari Cattarossi de Mano Armada, asociadas al blanco y azul de la ropa de cama. Sobre la consola, bandeja del arquitecto finlandés Alvar Aalto, uno de los favoritos del dueño quien desciende de una familia del mismo origen.
La suite principal, con vista al mar, con espacio para descanso, lectura y trabajo. Con la elección del escritorio blanco y las sillas Cesca, de Knoll la interiorista buscó restarle solemnidad al espacio.

Los cuartos de los hijos llevan la misma paleta neutra con toques en verde; sobre la mesa circular, lámpara Dalu de Vico Magistretti. Los escritorios permiten que el departamento pueda ser habitado durante todo el año.

Pensando en los meses fríos, los pisos de cerámicos fueron reemplazados por madera, las paredes del living y comedor se revistieron con una panelería de tablas anchas y finas de fresno velado dispuestas horizontalmente, y las del pasillo con perchero y del comedor diario fueron cubiertas por paneles de roble, disimulando la puerta de acceso al lavadero. Conocida por integrar el arte desde el inicio de sus proyectos, Joanne le encomendó a Pati Fernández Graña una obra site-specific para el living, a la que se integran la lámpara de Serge Mouille y las mesas circulares, todo en negro, logrando un conjunto lúdico. “El arte es el alma del proyecto”, define Joanne. 

CREDITOS: Estudio Arqs. Mario Roberto Álvarez Interiorismo Joanne Cattarossi.

Estudio Ejecución de obra interiorismo Arq. Paula Abatte.

PH: Pompi Gutnisky.

Texto: Marina Aranda. 

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $20000 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER