Edición Nº193  Preguntas Picantes 

Preguntas Picantes: Isabelle Firmin Didot

El camino de lo simple Para Isabelle Firmin Didot diseñar es encontrar un orden estético, universal y simple, como armar un gran rompecabezas de piezas dispares. Afirma que todo es […]

El camino de lo simple

Para Isabelle Firmin Didot diseñar es encontrar un orden estético, universal y simple, como armar un gran rompecabezas de piezas dispares. Afirma que todo es diseñable: en su marca conviven proyectos de estudio, casa y eventos. Formada como diseñadora en Rhode Island School of Design (RISD), y como arquitecta en la Universidad de Columbia en New York, desde 1993 se estableció en Buenos Aires, donde creó Estudio Didot en una casa antigua de Palermo Viejo.

¿A quién admirás en materia de diseño y arquitectura y por qué?

Uno cambia a medida que avanza en la vida, hay infinitos diseñadores que me interesan. Tengo atracción hacia la simpleza: la belleza de lo simple, puro y noble. Llegar a la solución simple puede ser complejo, ese es el camino donde uno diseña. No sólo admiro arquitectos, también diseñadores de moda, gráficos e industriales, a los artistas, los bailarines, el cine, la naturaleza y los jardines. Los arquitectos Louis Kahn, Vincent Van Duysen, Shigeru Ban, Diller Scofidio, Kazuyo Sejima; la bailarina y coreógrafa Pina Bausch; los paisajistas Tom Stuart-Smith, Fernando Caruncho, Miranda Brooks; los escultores Donald Judd y Richard Serra; el cineasta Alain Resnais.

¿Hay algún trabajo del que te hayas arrepentido? 

No. Me gusta trabajar, aprender, resolver. Encontrar la solución al problema. Me cautivan los rompecabezas y cuanto más difíciles, más me atraen.

¿Algún vicio que te resulte irritante de tus colegas?

No seguir el diseño hasta llegar a la solución, en donde todos los problemas estén resueltos en algo simple.

Imagen: Intervención sobre Paulo vestido de arlequín, obra de Pablo Picasso.

¿Qué es lo más absurdo que has visto en diseño de interiores o arquitectura?

¡Me encanta lo absurdo! Eso es diseñar: llegar a lo absurdo no es fácil. Es lo que hace intervenir el humor y la diversión. La película L’Année dernière à Marienbad, de Alain Resnais, es toda en blanco y negro, muy extrema, y es una belleza por eso. El diseñador Vincent Darré trabaja con el absurdo y se divierte. Serra hace formas gigantes, todas de un mismo material. Judd repite el mismo cubo gigante por kilómetros.

¿Qué es lo peor que te puede pedir un cliente?

Que no me deje volar. Necesito recorrer varios caminos antes de elegir el que corresponde.

¿Alguna gaffe que hayas cometido y hoy te cause gracia?

Soy muy mala para recordar nombres y pegarlos con la cara correcta. Me pasa siempre.

¿Cuál es el proyecto más utópico o delirante que te gustaría realizar?

Mis ascendientes en Francia imprimían libros y fueron bibliotecarios por trescientos años. Un pariente mío inventó la tipografía “Didot”, adoptada por Luis XV por ser muy simple y clara. Me fascinaría diseñar una biblioteca infinita, laberíntica, misteriosa, llena de sorpresas, como “La biblioteca de Babel” del cuento homónimo de Borges, porque también me apasionan los libros.

Texto: Pablo Sáez.

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $32000 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER