Al estilo de 

Habitar la armonía

Viviana Melamed.

Desde chica, cada sábado, Viviana Melamed acompañaba a su padre ingeniero a recorrer las obras que realizaba. En esa época también viajó por el mundo con su familia. Juntos hacían larguísimas travesías por ciudades europeas que le permitían imaginar y dibujar los espacios que iba conociendo. La riqueza de esas experiencias le ayudó a descubrir que la arquitectura era su vocación, así que no tuvo dudas a la hora de decidir. Estudió en la Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo de la UBA; dos años más tarde cursó una maestría en Dirección de Empresas Constructoras en Inmobiliarias, en la UCA. Como profesional, empezó solucionando problemas simples, aprendiendo de cada uno.

¿Cuándo diste el primer paso grande?

Ya más formada acepté la convocatoria de mi padre para trabajar dentro de la estructura de su oficina. Mi tarea fue complementar su mirada, y el crecimiento fue muy grande.

¿Cómo nace tu propio estudio?

En 1985. Desde 1990 a 2000 atravesamos una etapa importante. Un detalle no menor fue que nació como un estudio de arquitectura, pero en 2004 cambiamos esa denominación por “Estudio de Arquitectura Interior”. En ese tiempo ganamos concursos, premios y pudimos llevar adelante grandes proyectos. En 2002 nació Matriz Design y ese mismo año comenzamos a participar en Casa FOA, hasta hoy.

 ¿Cómo surgió Matriz Design?

Nació como respuesta a la crisis de 2002, un momento en el que todo se detuvo en la Argentina. Es una empresa de producción de muebles de diseño contemporáneo de alta gama. El primer objetivo era exportar. Su evolución fue, y es, cíclica, como todo en el país. Fuimos seleccionados para exhibir en la Feria ICFF de Nueva York, en mayo pasado, donde presentamos la colección Matriz Design 2019.

 Hacés obras grandes… ¿delegás?

Delegar es una palabra complicada para mí. Trabajamos en un equipo donde todos hacemos todo. Creo que nunca voy a ir hacia una especialización absoluta porque naturalmente soy inquieta. Cuando domino algo, voy por más. Creo que es muy enriquecedor, atractivo y estimulante, pero, claro, no hay descanso. Mi estudio se maneja así: para ser parte, hay que ser multitasking. Nadie se aburre. Trabajamos intensamente.

 ¿Cómo definís tu arquitectura?

Contemporánea, con eje en el usuario y en sus necesidades. De calidad. De investigación y búsqueda. De resoluciones que corren un poquito cada vez los resultados anteriores.

 ¿Cuáles son, a tu juicio, los conceptos básicos del interiorismo?

En el campo de la arquitectura interior es donde se expresan con mayor potencia los paradigmas que guían mi mirada. Hacemos arquitectura residencial y para desarrolladores, diseñando el lenguaje de las áreas comunes de edificios. También en hotelería, rubro nuevo para nosotros, pero hacia donde nos perfilamos en adelante. Estamos estableciendo contactos en el exterior, llevando nuestras propuestas y productos.

¿Cómo fue conducir un proyecto de urbanismo?

Ganamos un concurso para desarrollar 44 hectáreas en el oeste de la provincia de Buenos Aires, un barrio privado llamado San Patricio. El punto fuerte estuvo sobre las distintas opciones de habitar según tipo y necesidades de cada usuario. Fue central la planificación de la tierra y su arquitectura.

¿Cuáles son los materiales y colores que elegís para los proyectos?

Maderas, todas. Naturales, intervenidas y lacas. Mármoles, piedras, textiles, cueros, metales y melaninas; colores grises y arenas, detalles en verdes y lacres desaturados. En cada proyecto es fundamental pensar el funcionamiento, el uso, la materialidad, las piezas que lo componen, la iluminación; los filtros de relación con el exterior, texturas, sensaciones, los niveles de ruidos, los olores y la música.

¿Cómo definís calidad de vida?

Para mí es tener todas las variables en armonía: familia, trabajo, salud, disponibilidad económica y tiempo.

 ¿Cómo se conforma tu familia?

Estoy casada con un médico psiquiatra, y tenemos dos hijas de 28 y 31 años ya profesionales. Mi marido me alentó a seguir adelante, sobre todo en los primeros años de crianza de las chicas, cuando uno hace malabares para estar en el justo lugar. Ellas crecieron con el modelo de padres comprometidos con su vocación, y siguieron esos pasos. Natalia es licenciada en Relaciones Internacionales y acaba de convertirse en una de las doce Obama Foundation Scholars, en la Universidad de Columbia, Nueva York; Marina es licenciada en Diseño y Producción de Moda y es Content Manager en ABC Carpets&Home, en Nueva York también. Hoy compartir se hace complicado, pero nos toca como padres adaptarnos y buscar esos tiempos de calidad, tan nutritivos.

CASA CLUB DE CAMPO PINGÜINOS (2014)

DEPARTAMENTO EN LA LUCILA

CASA EN EL GOLF

CASA EN NUEVO QUILMES

LIBRARY LOUNGE, EN EDIFICIO RENOIR PUERTO MADERO.

DEPARTAMENTO EN FORUM PUERTO MADERO

DEPARTAMENTO EN EL BAJO BELGRANO

CASA HIGHLAND (2012)

DEPARTAMENTO EN EDIFICIO EL FARO PUERTO MADERO (2017)

EDIFICIO ASTOR PALERMO

CASA EN FORUM (2015)

EDIFICIO BOREAS PINAMAR

HOTEL HUINID BUENOS AIRES

HOTEL NH CRILLON

CASA FOA 2017

CASA FOA 2014

CASA FOA 2013

CASA FOA 2012

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $1320 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER