Arquitectura 

Experimentando con el Carbón

“Romper el molde” es el leitmotiv del estudio de Flavio Díaz y Marina Alves Carneiro, y diseñar espacios con una impronta lúdica, su marca registrada. La última apuesta de esta […]

Las oficinas de Puccetti y Asociados son la antítesis de lo que un cliente esperaría de una empresa corporativa. En la sala de espera sorprenden los gaviones de alambre llenos de carbón, los techos de goma espuma y los bancos-escultura reflejados en el espejo y que proponen distintas formas de sentarse.

“Romper el molde” es el leitmotiv del estudio de Flavio Díaz y Marina Alves Carneiro, y diseñar espacios con una impronta lúdica, su marca registrada. La última apuesta de esta dupla de arquitectos cordobeses es la oficina de Puccetti y Asociados una oficina de negocios inmobiliarios, asuntos jurídicos y financieros con vidriera a la calle en el centro de Villa María.  

“Nuestra apuesta es conceptual. Queríamos que entrar al espacio fuera una experiencia, es decir, que el cliente pueda sorprenderse como sucede con el arte”. El carbón fue el elemento disruptivo que funcionó como punto de partida, “un material natural, que sale de la tierra y remite a la propuesta de bienes raíces de Puccetti. Elegimos el negro sobre negro en distintas texturas porque es un color elegante”. Los trozos de carbón fueron seleccionados entre miles con la idea de que todos tuvieran el mismo tamaño. Para que no manchen, primero fueron lavados para filtrarlos por dentro y luego sumergidos en impermeabilizante. Flavio se encargó personalmente de acomodar cada una de las piezas dentro de los gaviones: “el nivel de detalle le otorga equilibrio a la obra”. Además de ser autora de la fotografía retroiluminada de la sala de reuniones, Marina también realizó un mural de seis metros de largo en una de las paredes: “son figuras abstractas, negras sobre fondo blanco. Durante el proceso las fuimos analizando con Flavio; siempre necesitamos la mirada del otro”. 

En la sala de reuniones, la mesa lleva una placa de porcelanato de cuatro metros sobre estructura de metal, y las sillas Tangram, de estudio Bottega, tienen asiento trenzado en cordón y respaldo de cuero. Marina hizo la foto retroiluminada de las ramas de árboles, que aporta luz al ambiente.
La vidriera sobre la calle San Luis 1232, en Villa María, contiene una placa de acrílico con el logo de Puccetti y Asociados y un conjunto de piezas de carbón cuidadosamente acomodadas. El proyecto lleva la firma de EFEEME arquitectos.

Flavio y Marina aseguran que “las oficinas se convirtieron en un recorrido de culto en Villa María”. Nadie quiere perderse la experiencia.

Créditos: Estudio EFEEME Arqs. Flavio Díaz y Marina Alves Carneiro

Fotos: Arq. Gonzalo Viramonte 

Texto: Marina Aranda 

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $2900 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER