Arquitectura 

Cosa de arquitectos: Jacques Bedel

En una charla amena con el escultor, pintor diseñador y arquitecto argentino, hablamos de sus proyectos más conocidos. Algunos de los que se pueden apreciar en el libro Una cierta […]

En una charla amena con el escultor, pintor diseñador y arquitecto argentino, hablamos de sus proyectos más conocidos. Algunos de los que se pueden apreciar en el libro Una cierta arquitectura (Inventarium, 2020) que recorre su trayectoria arquitectónica desde sus inicios en 1974.

+Hablemos de Casa Gandolfo-Gowland, Casa Virtuani y Casa en Abril

Casualmente, a Virtuani en Altamira y a Gandolfo en Newman les hice cambiar el lote por una opción mejor. Y siempre considerando mismo rango de precio. Al no estar conformes con el que teníamos, enseguida empezamos a rastrear los que había disponibles. En Newman terminamos con un lote un poco más chico pero elevado, porque está sobre una barranca. Finalmente fue mejor la elección. En Altamira se mejoró con respecto a los espejos de agua. Al final quedó colocada como en una especie de puente donde la casa es casi transparente, transparente en los dos sentidos, porque se puede ver el lago mirando hacia ambos lados.

Casa Abelleyra.

+Entonces siempre se empieza por un buen lote…

Antes de empezar nada, yo veo el lote. A veces le digo al cliente “yo vivo de hacer casas, pero si te hago una acá, no te estoy aconsejando bien. Veamos qué alternativas hay”, eso me pasa mucho, y siempre quedan muy satisfechos. “Acá vas a estar mirando el agua mientras ves la puesta de sol, en cambio en el otro, vas a mirar al sudeste y la vista será mala”. Son condiciones muy importantes para que todo el sistema sea un éxito, y fundamentalmente para la calidad de vida del cliente.

En estas dos casas prevalece la locación del lugar, con dos plantas para aprovechar mejor las vistas desde el primer piso. El concepto de tener el living donde uno pasa más tiempo, separado del lugar diario, es algo que me gusta mucho. Privilegio estar en la parte elevada del terreno. Cuando mi cliente tiene hijos y perros, el territorio es el jardín, y los mayores están separados vigilando desde arriba. Son detalles que en su conjunto hacen una vida agradable. Son casas muy simples, no son grandes, pero tanto Casa Virtuani como Casa en Abril son casas muy transparentes. A veces la vista privilegiada mira al lugar incorrecto del sol. A mí, personalmente me agrada el sol dentro de la casa. Otra característica que me gusta en las casas es que generalmente no tienen un frente y un fondo tan identificables, sino son un todo, para que la estética sea armónica de ambos lados. 

Casa Virtuani.

+¿Cuánto puede tardar hoy una obra de estas características?

Me comprometo con mucho con mis proyectos y me gusta trabajar a destajo para que los proyectos se realicen lo más rápido posible dentro de lo posible porque siempre es un proceso. Además, hay veces que a uno le cae la ficha inmediatamente, otras que hay que meditarlo más. Voy mirando un punto fijo, veo cómo se percibe el lugar y después le hago una cáscara encima. De todas maneras, antes del dibujo es fundamental escuchar mucho al cliente. Luego, le sugiero variantes y evaluamos ventajas y desventajas de cada propuesta, porque sino se pierde mucho tiempo, y empiezan las contradicciones. Lo más importante es que toda la familia esté de acuerdo en un tipo de vida determinada. De ahí, sale un proyecto funcional a todos los habitantes

+¿Y qué debería tener una casa? 

Lugar de estar, terraza, cocina con buenas vistas. Es importante que los chicos entren y salgan directamente al jardín desde su dormitorio, y de esa manera no interfieran con la vida comunitaria. Además, para ellos es muy importante la territorialidad en las casas. Un chico prefiere un cuarto mínimo que sea de él, a tener que compartir. Esos detalles son lo que más tengo en cuenta a la hora de crear una casa, porque sino, puede tener muy buenos materiales, pero le falta esa cosa espontánea de “este es mi mundo y qué bien lo paso en él”. Eso es fundamental. 

+En sus casas siempre hay escaleras…

La escalera es necesaria para llegar a la terraza o al living. En general, suelen ser sobredimensionadas por la forma del terreno. A veces, hay casas donde me tocan terrenos con formas triangulares, entonces la escalera y terraza se adaptan al terreno.  Debajo de la escalera se guardan los elementos de jardín. En general, se usa para lavadero o un sector de servicio que queda sin invadir el resto de la casa.  Son viviendas unifamiliares de tamaño razonable y se debe sacar el máximo potencial al lote, que tampoco es demasiado grande.

Casa Virtuani

+¿Algo que considere fundamental?

Fundamental es aplicar el principio de la funcionalidad, si no lo haces, no estás ejerciendo bien tu profesión. Hay que hacer aprovechar la inversión del cliente, que sea efectiva, redituable. No hacerle perder el tiempo.

+¿Tiene algún proyecto que sea su preferido? 

Cada uno es preferido para lo que fue hecho.  En general, en todos los proyectos podría decir “si lo hiciera ahora haría otra cosa”, pero en principio eso no me pasa. Esa es la única forma de mantener la cordura en esa profesión. De estar contento con lo que uno hace, porque sino, la razón se pierde completamente. La arquitectura es una profesión que incluye muchas profesiones dentro de ella misma, e implica un gran desgaste. El psicoanálisis del cliente es un gran ejemplo, por eso muchos conflictos en las parejas aparecen al hacer la casa, porque se está creando un mundo, un lugar donde hay que compartir, un lugar donde se ponen muchas esperanzas, y no tiene que haber margen para la frustración, es ahí que se va todo al diablo. 

+¿Le pidieron alguna vez algo que no le gustó?

No me pasó. Me han propuesto criterios distintos y, desde mi punto de vista, intento explicar mis razones.  Pero si a la persona de todas formas le gusta, hay que ceder. La gente no vive como yo vivo, ni viceversa.  Cada uno es individual, entonces hay elecciones a las que no tendría sentido oponerse, dado que al final de cuentas, es su casa. Otras veces que hay que adaptarse al código y al reglamento también. En general se puede hacer lo que le a uno de le da la gana siempre y cuando sea en el medio del campo. En los clubes los reglamentos son muy estrictos, y las ideas que uno tiene deben amoldarse a eso. 

+En una entrevista leí que sus casas son esculturas para habitar, ¿está de acuerdo con esa frase?  

Casa Gandolfo-Gowland.

Hay que pensar qué es lo que cada uno considera que es una escultura. Pueden tener formas esculturales, pero no estoy muy de acuerdo con esa frase. Pueden ser obras singulares, pero…

+Sus casas son diferentes a las típicas de cemento que hoy se ven por todos lados, a pesar de que son del mismo material. ¿Cómo lo logra? 

Es que la idea es ir cambiando, crear propuestas distintas. Sino, uno propone una especie de kit para armar y mueve las piezas durante 40 años seguidos haciendo lo mismo. Esto no es algo nuevo, sucede desde el hombre de las cavernas. Básicamente porque muchos profesionales no tienen ganas de pensar demasiado, ven lo que da resultado y se ponen a copiar eso. Pero el cemento yo lo uso hace muchísimo tiempo, me parece un material extraordinario, al que no se necesita agregarle nada,  y en eso reside su ventaja. 

Texto: Jimena Sampataro.

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $2500 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER