CARTOGRAFÍAS  Edición Nº 180 

Cartografías: Alicia de Arteaga 

Córdoba, tierra de vanguardia  Nació y vivió en Córdoba hasta los 20 años y, aunque dice haber perdido la tonada, no así el apego por esa tierra de piquillines y […]

Córdoba, tierra de vanguardia 

Nació y vivió en Córdoba hasta los 20 años y, aunque dice haber perdido la tonada, no así el apego por esa tierra de piquillines y algarrobos. Estudió letras y, ya graduada, una beca del Conicet la llevó al periodismo y luego a trabajar durante décadas en La Nación con el arte como columna vertebral. “Creo que mi amor por el arte comenzó con una acuarela de Spilimbergo de la colección de mi padre. Los cuadros eran parte de nuestra vida y en varias oportunidades lo acompañé a la galería Pizarro para cerrar una compra. Un periodista de aquella revista maravillosa que fue La Maga me entrevistó hace años y sacó una ficha inesperada: ‘lógico que te dediques al arte, si te llamás arte(h)aga’. Tiene su gracia”.

Apasionada por las redes, sigue escribiendo en el diario, trabaja en un libro pronto a editarse y conduce por radio Cultura el ciclo Mejor te cuento, donde despunta sus dos habilidades: el arte y la conversación. 

Parque Crisol/Sarmiento “Fue Miguel Crisol, empresario de Buenos Aires con intereses inmobiliarios, quien decidió crear un espacio verde para desarrollar y fomentar una nueva urbanización en los altos de la ciudad. En las últimas décadas del siglo XIX Crisol avanza en su proyecto con el apoyo de un joven político: Ramón J. Cárcano, mano derecha del gobernador Ambrosio Olmos. Cárcano se entusiasma con la “nueva Córdoba” de Crisol, quien contrata a un paisajista francés para diseñar el parque y hacer de la barranca un vergel. Llega así Charles Thays, de París a Córdoba, y comienza una historia que cambiaría para siempre el paisaje de los argentinos. Thays, una vez terminado su trabajo, piensa volver a Paris. Lo detiene en Buenos Aires el intendente Bollini. Prácticamente lo baja del barco y meses después es el Director del Parques y Paseos, cargo ganado por concurso. Miguel Crisol le dio a Córdoba un parque lindísimo y a la Argentina un jardinero francés”. 

Casa Naranja “Es uno de los últimos edificios de la ciudad, proyecto del estudio Atelman, Fourcade y Tapia que alcanzó notoriedad con el proyecto del Malba. Para Córdoba doblaron la apuesta con el color y una fachada originalísima que confirma la sinergia con el mundo del arte. Vale la pena visitarlo. Tiene una agenda de exposiciones y proyectos curatoriales in situ que confirman ese punto de partida. Es fundamental entender que el patrimonio no es sólo el legado del pasado, es también algo que se crea para continuar una tradición cultural. Casa Naranja sería el patrimonio modelo siglo XXI. El edificio se aleja de la arquitectura colonial, tan característica de Córdoba, y logra alterar el paisaje para convertirse en un icono”.

Chateau Carreras “Fue el casco de la estancia del hacendado David Carreras. Grandes extensiones de tierra coronadas por un palacete de estilo italianizante que, en sus comienzos, fines del siglo XIX, quedaba en la periferia de la ciudad.  Un lugar curiosamente bautizado chateau en lugar de palazzo y que tiene para mí un hondo sentido familiar: allí creció mi abuelo, Julio Carreras. En las largas sobremesas de verano lo escuché contar mil anécdotas del “chateau”, con su espléndido jardín diseñado por Charles Thays. Como parte de la recuperación del nudo vial en la zona del estadio Mario Kempes, fue puesto en valor. Hoy es un espacio ideal para exposiciones y encuentros de las artes visuales”. 

Museo Caraffa “Córdoba fue siempre innovadora, en muchos campos. El Caraffa fue el primer museo que tuvo un edificio creado con ese propósito. Proyectado en 1916 por el arquitecto húngaro Juan Kronfuss, y ubicado en la coronación de la Plaza España, se define por sus líneas puras de estilo neoclásico. Alberga una valiosa colección que ha dado lugar, con la ampliación hacia el Museo Palacio Ferreyra, a muestras temporarias de excelente nivel. Fue Ramón J. Cárcano, figura política de principios del siglo XX, quien autorizó la compra de una obra del platense Emilio Pettoruti para colgar en el museo. Pettoruti, vinculado con las vanguardias y con el futurismo italiano, había recibido un cachetazo de la crítica al exponer en Buenos Aires. ¿Un abstracto en un país figurativo? Difícil de digerir. Sin embargo, Cárcano defendió la obra y se colgó en el Caraffa.  Córdoba colonial, siempre pionera”. 

Golf Club El Terrón “Un emprendimiento en una zona que me encanta: ese umbral de la Sierras Chicas formado por el triángulo Villa Allende, Mendiolaza, Unquillo. En una antigua estancia, el empresario y developer Manuel Tagle fundó El Terrón, un barrio cerrado con cancha de golf de 18 hoyos que hace honor a la pasión de Tagle, varias veces campeón en Villa Allende, jugador de bajo hándicap, más precisamente categoría scratch. En ese lugar creó una cancha de golf cinco estrellas, con el privilegio único de poder embocar un putter con vista a las sierras. El diseño es de Tom Weiskopf, golfista profesional que ganó 16 títulos del PGA Tour. Weiskopf quedó impactado por las características del terreno y sumó a la ondulada traza, lagunas y estratégicos bunkers. Es la primera cancha de golf que creó en Sudamérica. El Terrón respeta ese paisaje achaparrado y espinoso, tan cordobés, donde se imponen el algarrobo, el aguaribay, el sauce y la media sombra de la cina-cina, una planta de follaje sutil, pariente cercana del espinillo, pero más linda”. 

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $2500 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER