Arte 

Casa de Artistas|Libros

Color local Viaje al interior del arte uruguayo en un libro intimista. Doce reconocidos artistas plásticos abrieron sus talleres y hogares para contar su vida diaria en entrevistas y fotos […]

Color local
Viaje al interior del arte uruguayo en un libro intimista. Doce reconocidos artistas plásticos abrieron sus talleres y hogares para contar su vida diaria en entrevistas y fotos que son reflejo de una época y una estética.

CASAS DE ARTISTAS Aquí viven – Acá trabajan es un trabajo de campo que llevaron a cabo la periodista argentina Mónica Testoni y la fotógrafa chilena María Cecilia Quappe en sucesivos viajes al Uruguay, y que plasmaron en un coffee table book, mismo formato de libros anteriores del team así como como de otros que tienen en carpeta para el 2018: una segunda entrega sobre artistas de Argentina y, siguiendo la línea de avanzar con la vanguardia Latinoamericana, uno sobre Chile.

Como en una road-movie rioplatense, captaron escenas de la vida diaria de artistas plásticos, anécdotas, historias íntimas que dan reflejo a la cultura de un pueblo y su gente. Para esto viajaron desde el puerto de Buenos Aires al de Montevideo y Colonia, alquilaron autos y visitaron artistas en varios barrios de la capital uruguaya, Pueblo Suárez, Manantiales, Arboreto Lussich y Punta Ballena. Hicieron campaña de crowdfunding para cubrir parte de los costos y planean presentar el libro este verano en Punta del Este.

Entre los entrevistados se cuentan el escultor Pablo Atchugarry en su casa y en la Fundación taller de Manantiales, Daniel Escardó en el centro de Montevideo y en La Cueva en Punta de la Ballena, Eduardo Cardozo en Pocitos y Ciudad Vieja, Magela Ferrero en Pocitos, Rita Fisher en su taller de CasaMario, Alfredo Ghierra, el militante urbano por excelencia en su casa de Punta Carretas. Llegaron a la chacra de Miguel Herrera en el departamento de Canelones, a lo de Ignacio Yturria en Carrasco, a la casa y taller de Marcelo Legrand en el Barrio Brazo oriental y a su cabaña en el arboreto Lussich, a lo de Cecilia Mattos en Ciudad Vieja y a su casa de Las Flores, pueblo de mar, a lo de Ernesto Vila en Barrio Arenal y a casa del fotógrafo Álvaro Zinno, en Palermo.

 

CASAS DE ARTISTAS Aquí viven – Acá trabajan. Fotos: María Cecilia Quappe / Texto: Mónica Testoni. :TESTONI contenidos.

 

SUSCRÍBASE A D&D

Por solo $960 anuales reciba la revista D&D en su domicilio y obtenga la tarjeta de beneficios exclusivos Club D&D.

Entrevistas 

Preguntas Picantes|Negra Torres

En Arlés o en José Ignacio Artista y diseñadora de interiores todo terreno, Patricia Torres es La Negra Torres. Una de las artífices de Santas Negras, el local de decoración, […]

En Arlés o en José Ignacio

Artista y diseñadora de interiores todo terreno, Patricia Torres es La Negra Torres. Una de las artífices de Santas Negras, el local de decoración, indumentaria y restaurant que abrió en el 2012 a metros de la rotonda de José Ignacio. Un  espacio de dos plantas en el que el ojo entrenado (para lo divino) de La Negra llena de infinitos productos de todas partes, principalmente del interior del Uruguay. Y así, mirando hacia adentro, se viste de su personaje principal: el de ella misma. Auténtica, responde.

 

 

¿A quién admirás en materia de diseño & decoración y por qué?
Son muchos los que admiro y he admirado durante mi carrera. Estos van desde mi mamá, pasando por los mejores diseñadores hasta los grandes artesanos que hoy forman mi equipo; como Guille, Alberto, Washington. Y podría seguir, pero son muchos.

¿Cuáles son los mayores vicios de los uruguayos al poner una casa o elegir elementos de diseño?
El uruguayo es muy conservador; por lo cual le cuesta mucho liberarse y volar con la imaginación en formas, colores y proporciones.

¿Alguna gaffe que recuerdes con horror o que, desde la perspectiva de hoy, te cause gracia?
Una de mis primeras casas hecha a la moda del momento. La hice para una familia que adoro y sigue estando igual, por lo cual me río cada vez que entro.

¿Hay algún trabajo del que te hayas arrepentido? ¿Por qué?
Me arrepiento de haberle hecho la casa a un economista muy famoso quien no valoró mi trabajo, ni me lo pagó.

¿Algún vicio irritante típico de tus colegas diseñadores?
Son todos muy ‘estrellas’.

¿Qué es lo peor que te puede decir o pedir un cliente?
Que a la hora de pedir, que generalicen diciendo ‘quiero diseño’.

Si pudieras diseñar al cliente/a ideal, ¿cómo sería?
Tendría que describirte a cada uno de mis clientes, porque salvo el que expuse anteriormente, son todos ideales.

De esta ciudad o de otras, ¿a qué monumento, plaza, edificio o espacio público o privado, le cambiarías algo o demolerías?
En mi pueblo, desde el puente de La Barra hasta José Ignacio, limpiaría y ordenaría toda construcción que bordea la Ruta 10, dejándola autentica.

Si trabajaras en planeamiento urbano, ¿cuál sería tu primera medida?
Mi primera medida sería juntar a los vecinos para que en conjunto lográramos urbanizar el barrio donde habitamos.

¿De qué proyecto realizado te hubiera gustado ser la autora?
Del shopping de Punta Carretas, que está en el barrio en donde nací.

Modestia aparte, ¿tu mejor obra hasta el presente? ¿Qué la define?
Mi mejor obra son mis hijos y los define el amor. Y en lo material: Santas Negras, una obra hecha en conjunto con Paula Martini; la define, para mí, ser la tienda más linda del mundo.

@santanegras
tienda@santasnegras.com

 

Vincent van Gogh. The Bedroom, 1889. Oil on canvas.

 

Arte  Decoración 

CASA TALLER GALERÍA

Dice Luisa Freixas que su universo se mantiene en equilibrio sobre un trípode que la constituye y la expresa como artista, madre y mujer. Una visita a su departamento que […]

Dice Luisa Freixas que su universo se mantiene en equilibrio sobre un trípode que la constituye y la expresa como artista, madre y mujer. Una visita a su departamento que es una visita a su obra.

Techos altos, molduras, pisos de madera… los edificios franceses conmueven a Luisa Freixas y a su marido Fernando Mantilla. Por eso descubrir este departamento frente a la plaza Vicente López fue no dudarlo. Ya vivían en el barrio pero este piso, que es bastante más alto, reveló otras vistas y posibilidades: “La luz que tiene es impresionante” –cuenta Luisa– “yo antes vivía en un primer piso y no me daba cuenta de lo necesaria que es la luz en mi vida. Ver la plaza también me atrajo muchísimo, porque la vivimos mucho. Mirarla desde arriba me gusta, siento que es mía”.

Formada en la carrera de Bellas Artes en el Instituto Santa Ana, donde se especializó en grabado y xilografía, Luisa Freixas es discípula de Jorge Demirjian, en cuyo taller estudió durante años. Fue su maestro quien curó su primera exposición individual, Estampida.

En este departamento se superponen los roles de casa, taller y galería. Su trabajo, prolífico, avanza sobre las paredes, sobre los listones de madera del piso, sobre los rincones de todos los espacios… ella, sus cuadros, sus ideas, sus colores y búsquedas, están por todas partes.

Las intervenciones previas a la mudanza fueron unas pocas: un jardín vertical en el baño de los chicos, una hamaca en el living y rieles tendidos por toda la casa: “Eso es clave porque en mi casa también muestro mi obra, y si vendo un cuadro, pongo otro; o si pinto uno y me gusta mucho, lo cuelgo y cambio todo otra vez”.

Las creaciones propias conviven con otras de amigos, conocidos y admirados. “Nos gusta comprar. Tengo cuadros preferidos a los que quiero ver mucho, entonces los pongo en el living y en el comedor, que es donde paso más tiempo y donde me acompaña la música mientras trabajo. El arte es parte de nuestra vida”.